En Industria 4.0

El IoT, Internet de las Cosas, es un término muy utilizado. Para muchas personas es un concepto conocido y que pueden relacionar más con la vida doméstica (interconexión en nuestras casas entre los móviles, portátiles o la Smart TV), pero va mucho más allá.

¿Qué es el IoT, Internet de las Cosas?

Son las siglas en inglés de Internet of Things, lo que en español traducimos por Internet de las Cosas. Se trata de la interconexión de diferentes terminales electrónicos y gadgets a través de una red con la que se puede recopilar, transmitir y almacenar datos entre los diferentes dispositivos.

El objetivo del Internet de las Cosas es conectar los objetos físicos y la realidad con Internet y aplicaciones en la nube para hacernos la vida más fácil a nivel personal y profesional. Hace posible que la comunicación entre procesos, cosas y personas exista.

Una red IoT es una red en la que hay un nodo central que es el que vincula los diferentes objetos que se encuentren conectados. Un ejemplo muy claro de esta red IoT lo tenemos en nuestras propias casas: Todos tenemos un router al cual están enlazados ordenadores, tablets, smartphones, Smart TVs e incluso bombillas o algún electrodoméstico.

IoT en las empresas

La incorporación de soluciones IoT o Internet de las Cosas en las empresas es un factor clave para su avance.  Hace que se puedan recopilar datos interesantes e impulsar su innovación. El IoT puede hacer que se desarrollen nuevas líneas de negocio que hasta ahora no se habían planteado o incluso adaptar algunas de las que se tienen para que se mantengan competitivas.

Beneficios del Internet de las Cosas para las empresas

Reducción de costes

La implantación de IoT o Internet de las Cosas en las empresas hace que las empresas puedan monitorizar equipos y así poder reducir el tiempo que se encuentren inactivos. Con la implementación de IoT se puede prever fallos lo que hará que se pueda ahorrar económicamente.

Además, el Internet de las Cosas hará que se pueda administrar de forma eficiente todas las fases del negocio y reduce las tareas repetitivas haciendo así que todos los trabajadores puedan dedicar el mayor tiempo a funciones más productivas.

Mejora la experiencia de usuario

Gracias a la implementación de Internet de las Cosas las empresas pueden facilitar a sus clientes pequeños detalles que marcan la diferencia. Por ejemplo, gracias a IoT se puede ofrecer a los clientes que puedan seguir su pedido de forma real. Así se consigue que los clientes estén contentos y probablemente vuelvan a realizar una compra. Se consigue una buena experiencia de usuario.  

mejora-experiencia-de-usuario-avansis

Ayuda en la toma de decisiones

Gracias al IoT o Internet de las Cosas se puede guardar, gestionar y analizar los datos que se reciben de los clientes lo que hará que se tenga un conocimiento de las preferencias y tendencias que tienen.

Esta información facilitada por IoT ayuda a la toma de decisiones. A la hora de planificar estrategias más efectivas, reforzar la imagen de marca, el lanzamiento de nuevos productos o servicios conocer estos datos de los usuarios pondrá más fácil decidir hacia dónde dirigirse.

Permite personalización

Gracias al IoT las empresas pueden analizar más en profundidad los datos sobre los hábitos de los clientes potenciales. Esta profundidad en la analítica hace que las compañías puedan personalizar más los mensajes que quieren dar a cada tipo de cliente o proveedores. Mejora la interacción con ellos y hace que tanto proveedores como clientes sientan que la empresa cumple con sus necesidades en todo momento.

El IoT en este aspecto hace que toda persona que tenga vínculo con la empresa (proveedores, clientes, trabajadores, asociados, etc.) reciban el mensaje que quieren, evitando así el spam.

Abre nuevas oportunidades de negocio

Una empresa que implementa IoT es vista como innovadora y preparada para los rápidos cambios que se producen en el mercado. Esto hará que se puedan crear nuevas relaciones comerciales.

La incorporación del Internet de Las Cosas permite crear nuevos métodos más ágiles con los que desarrollar nuevos servicios o productos que se adapten a las nuevas necesidades que tienen los potenciales clientes.

¿Cómo se implementa el IoT a una empresa?

Ahora que ya conocemos qué es el IoT o Internet de las Cosas y las ventajas que puede ofrecer a nivel empresarial. Llega el momento en saber cómo se puede implantar en una empresa. Para hacerlo hay que seguir los siguientes pasos.

1.     Objetivo

Lo primero que hay que tener en cuenta es qué se quiere conseguir con IoT. Si no se tiene marcada la meta que se quiere conseguir es difícil que se pueda alcanzar.

Los objetivos que se marquen tienen que ser realistas, ya que no se puede pretender llegar a metas imposibles, y claros. Para llegar a conseguir estos objetivos previamente se debe haber realizado una auditoría tecnológica para ver de dónde se parte y cuál es el proceso de mejora que se puede realizar.

plantear-objetivos-avansis

2.     Datos necesarios

Una vez se tienen claros los objetivos a conseguir hay que ver qué datos son necesarios para poder alcanzarlos. En esta fase hay que estudiar el IoT necesario que puedan hacer que se obtengan los datos necesarios para los objetivos que se han planteado.

3.     Almacenamiento de datos

En este paso hay que decidir de qué forma vamos a alojar los datos que se recogen del IoT.

Existen diferentes plataformas en las que poder recoger los datos que se reciben de la implementación del IoT. Pueden ser un almacenamiento en la nube o en local, como ya hablamos en el artículo anterior. En función de las necesidades y el uso que se haga de ellos se elige una u otra opción. 

4.     Gestión de datos recogidos

El cuarto paso es decidir qué se va a hacer con esos datos que hemos recogido a través del Internet de las Cosas. Eso ya depende de cada empresa. Hay compañías que simplemente quieren saber qué ha pasado. Otras, por ejemplo, lo utilizan para realizar un análisis y poder saber el por qué ha ocurrido esa acción. Y esos datos también hay empresas que los utilizan para poder saber qué acciones deben realizar dependiendo de las acciones que hayan realizado los usuarios.

Por lo tanto, la gestión de datos puede ser diferente. Respecto al objetivo que se haya marcado debes usarlos de una u otra forma.

Estos pasos son necesarios cumplirlos para que el IoT funcione a nivel empresarial. Si implantamos el Internet de las Cosas sin objetivo claro y sin poder almacenar o saber qué hacer con los datos recogidos por los dispositivos, no servirá de nada que lo implementemos.

Para implementar el IoT de una manera eficiente y que sus resultados sean efectivos y aporten valor a la empresa nosotros recomendamos que se vaya de la mano de alguna empresa especializada en el sector IT.

En Avansis somos una empresa pionera en el sector tecnológico que cuenta con un equipo especializado que puede ayudar en las diferentes alternativas que existen para la incorporación de IoT en los procesos empresariales.

Recent Posts

Presiona ENTER para comenzar la búsqueda en Avansis

transicion industrial 4.0