¿Y si el Big Data frenase el cambio climático?

 En Big Data

Este post, así como el conocimiento y opiniones pertenecen a la compañera de Avansis Sara Martínez, Analista de Big Data que trabaja en uno de nuestros proyectos en Alemania. 

Como en post anteriores, hoy os traigo uno de los temas que más he tratado en mi carrera y que puedo conectar con mi trabajo, el cambio climático y el Big Data. Como es sabido por todos, las emisiones a nivel global están aumentando al mismo tiempo en que lo hacen las temperaturas. Según Naciones Unidas las emisiones de gases de efecto invernadero continúan aumentando, y además hoy ya son un 50% más altas que en el año 1990. Nos encontramos ante la mayor amenaza medioambiental a la que se ha enfrentado la humanidad.

Las causas de este problema además de teóricos y lógicos para los océanos, los bosques, las condiciones climatológicas, la biodiversidad, la disponibilidad de alimentos y agua, y para la vida tal y como la concebimos, irán a peor.

Pero no hace falta esperar estas consecuencias que suponemos (y estamos seguros) que llegarán, porque no tenemos más que mirar más allá de nosotros mismos. Con mirar a California, el Caribe, África, el Ártico… Lo tenemos delante de nuestros ojos, y sin embargo, seguimos especulando sobre el futuro, cuando en realidad es un presente.

El Big Data nos permite mapear patrones que podemos utilizar para predecir mejor qué ocurrirá en un futuro. Y conocer lo que está por venir implica la existencia de soluciones más viables para gestionar potenciales problemas.

De esta manera, procesando estas grandes cantidades de datos podemos mejorar las previsiones meteorológicas, prever las catástrofes naturales, analizar los flujos de tráfico o el movimiento de personas…. Estas aplicaciones del Big Data hacen que los operadores móviles puedan desarrollar soluciones enfocadas a luchar contra el cambio climático y a proteger el medio ambiente, y además potenciar la economía ya que sectores como el transporte, la industria o la agricultura puedan ser más eficientes y optimicen el uso de recursos. Los datos nos permiten ir, poco a poco, llegando a una inteligencia artificial con un abanico cada vez más grande de posibilidades.

Un ejemplo de aplicación se ha realizado en la ciudad de Sao Paulo, a través de Telefónica donde han lanzado un piloto de Big Data que monitoriza la movilidad de los ciudadanos, pudiendo analizar el impacto en la calidad del aire y el efecto que esto supone para su salud. De esta manera se pudieron predecir los problemas derivados de la polución hasta con dos días de antelación, lo que habilita a las administraciones a tomar medidas de precaución para proteger a la población de la contaminación. Este es un ejemplo de cómo el Big Data nos permite obtener información precisa y detallada que facilita la toma de decisiones.

Otro ejemplo es el Barcelona Supercomputing Center (BSC), el 4º modelo de la serie MareNostrum. Un superordenador para el análisis de Big Data que es clave en muchos campos, entre los que se encuentra la lucha para combatir el cambio climático. Se puso en funcionamiento a finales de junio del año 2017. Siendo la tercera computadora más rápida de Europa, su inversión fue de 34 millones de euros por parte del Ministerio de Economía e Industria. Tiene una capacidad de 14 Petabytes, lo que son 14 millones de Gigabytes. Llega a los 11,1 Petaflops, lo que se traduce en 11.100 billones de operaciones por segundo.

Para poder avanzar, primero hay que entender el problema, la situación en la que se encuentra y las dimensiones que puede llegar a alcanzar. Conociendo cómo era antes el mundo, y cómo está a día de hoy, se pueden sacar conclusiones e información que nos aporte una visión del futuro.

Ya disponemos de tecnología que nos acercan imágenes de cómo era el mundo antes, cómo está ahora y predicciones de cómo estará mañana.

The Weather Company, de IBM, es una compañía que ofrece hasta 26 millones de pronósticos diarios sobre el clima. IBM desde el principio ha destacado junto a Google, por ser una de las compañías más pioneras en este campo. The Weather Company está comprometida con la gente, para que tomen decisiones informadas sobre el clima. Constituye la red más grande del mundo de estaciones meteorológicas personales. Las mayores marcas del mundo en aviación, energía, seguros, medios de comunicación y gobierno dependen de The Weather Company para datos, plataformas tecnológicas y servicios.

Reuniendo todos estos datos, y desarrollando tecnologías que apliquen la información y el conocimiento que pone en nuestra mano el Big Data, podemos tener un estudio detallado de los cambios que viene sufriendo el planeta y de qué cambios realizar para no llegar a sufrir las consecuencias del cambio climático.

 

 

Autora: Sara Martínez Tello, Big Data Analyst en Avansis

 

 

 

Presiona ENTER para comenzar la búsqueda en Avansis