¿Cómo protegerse ante las redes Wi-Fi públicas?

 En Ciberseguridad

Llega el verano y con él el aumento de tiempo libre por parte de los usuarios, lo que trae consigo la temida ausencia de megas durante la época estival. Así que cuando se está de vacaciones cualquier Wi-Fi pública es buena para ver un capítulo de una serie o echar un ojo a las redes sociales; sin embargo, este tipo de redes son un peligro debido a que son aquellas que no están protegidas por ninguna contraseña. El problema que tienen es que no cifran la información que se transmite a través de ellas, lo que provoca que no sean seguras. Es algo cotidiano que, en un hotel, un restaurante e incluso en un autobús haya Wi-Fi gratis y sin contraseña, o que esta sea pública; no obstante, existen ciberdelincuentes especializados que crean estas redes simulando que pertenecen al lugar donde se encuentran, pero en realidad son redes falsas creadas para acceder a los dispositivos conectados a ellas.

TIPOS DE ATAQUES QUE SE PUEDEN COMETER MEDIANTE LAS REDES PÚBLICAS

Ya sean reales o creadas con fines maliciosos, las redes Wi-Fi públicas conllevan un gran peligro para los usuarios, ya que a través de ellas se pueden realizar diferentes ataques. Los más frecuentes son:

  1. Robo de datos transmitidos: al estar conectados a una red abierta, los datos que se transmiten, por ejemplo, por WhatsApp o al enviar un correo, pueden ser leídos sin dificultad por cualquier usuario especialista en interacción de datos. Esto quiere decir que se pueden leer conversaciones, tener acceso a la administración de las redes sociales y ver cualquier gestión que se haga a través del dispositivo.
  2. Robo de datos almacenados: una vez conectado a la red pública, un ciberdelincuente puede acceder a los archivos que se encuentran almacenados en el dispositivo, ya sean imágenes, vídeos, documentos, contraseñas guardadas, aplicaciones abiertas y, en general, cualquier información guardada, comprometiendo así seriamente la privacidad del usuario.
  3. Infección del dispositivo: cualquier usuario conectado en la misma red puede infectar el dispositivo con algún malware que introduzca modificaciones en la configuración del dispositivo y se vea afectado el rendimiento del mismo.

RECOMENDACIONES DEL SEGURIDAD PARA ACCEDER A REDES PÚBLICAS

Por todo ello, se recomienda no conectarse a una red Wi-Fi libre. En el caso de que no se pueda evitar, aun sabiendo los peligros que esta conlleva, hay algunas recomendaciones de seguridad que minimizan el riesgo, aunque no lo eliminan en su totalidad:

  1. No intercambiar información sensible como datos bancarios, recursos corporativos, correo electrónico, envío de fotos, etc.
  2. Usar firewall para evitar las conexiones entrantes al dispositivo por parte del resto de usuarios de la red.
  3. Instalar antivirus; además, hay algunos que no solo identifican y detienen el software dañino, sino que también detectan y bloquean los intentos de ataque.
  4. Actualizar aplicaciones y servicios, ya que las actualizaciones mejoran la seguridad para que los atacantes no aprovechen estos agujeros para tener acceso.
  5. Desactivar la sincronización, para evitar que los dispositivos realicen tareas en segundo plano como sincronizaciones de agenda, calendario, correo, etc. Es recomendable deshabilitar esta función cuando se esté conectado a una red pública, debido a que un especialista puede acceder a los datos transmitidos y almacenados en estas aplicaciones tanto en el momento de la conexión como después de esta; es decir, incluso una vez se desconecta el dispositivo se pueden rastrear los datos y acceder a ellos.
  6. Desactivar la conexión al sistema Wi-Fi cuando el usuario se encuentre lejos de una red de confianza, ya que un atacante puede suplantar una Wi-Fi de la lista de favoritos forzando a la conexión de forma automático para tener acceso al dispositivo.
  7. Utilizar red privada virtual (VPN) para conectarse a la empresa a través de redes públicas. Es la opción más aconsejable porque si un hacker logra interponerse en la conexión, los datos están cifrados de forma segura.

CONCLUSIÓN

Siguiendo estas recomendaciones es mucho más complicado que un usuario con comportamiento malicioso ataque al dispositivo conectado a la red pública; sin embargo, como se ha comentado, el mejor remedio para evitar estos riesgos es no acceder a este tipo de redes. El robo de datos y la infección de los dispositivos son los ataques más frecuentes y conllevan un gran problema si se habla de datos relacionados con la empresa o de la vida privada, por lo que se recomienda no arriesgarse y conectarse siempre a redes seguras, sobre todo en verano y vacaciones, cuando la mayoría de usuarios se encuentran fuera de casa y la tentación de utilizarlas es aún mayor.

Presiona ENTER para comenzar la búsqueda en Avansis