¿Qué es la inteligencia artificial y qué aplicaciones tiene en el día a día?

 En Inteligencia Artificial

El objetivo de Avansis es, sin lugar a dudas, estar al frente de la tecnología y aportar contenido  interesante y de utilidad para nuestro público. Por ello, gracias al conocimiento e inestimable ayuda de nuestro compañero Carlos Vázquez, iniciaremos un serial de interesantes posts sobre Inteligencia Artificial que podrás encontrar en el blog de Avansis cada dos semanas. Si te preguntas qué es la inteligencia artificial y quiénes son los padres de la misma, en este post encontrarás la respuesta.

¿Qué es la Inteligencia Artificial?

Por todos es sabido que Alan Turing fue uno de los protagonistas y personajes clave de la Segunda Guerra Mundial. La construcción de Bombe y su posterior mejora a cargo del matemático Gordon Welchman consiguieron descifrar la máquina Enigma y acortando, según historiadores y expertos ilustrados, entre 2 y 4 años la guerra, salvando más de 10 millones de vidas.

Sin embargo, este implacable matemático, científico de la computación, criptógrafo y filósofo no sólo destacó por esta hazaña, sino que es considerado uno de los padres de la ciencia de la computación y de la informática moderna a través de la conceptualización de lo que era un algoritmo y la creación de la máquina de Turing, entre otros avances.
Pero eso no es todo; Turing es considerado el padre inequívoco de la Inteligencia Artificial, ya que fue el primero en cuestionarse sobre la capacidad que tenían las máquinas de pensar, a través del test de Turing y su famoso “Can machines think?”( 1), publicado en la prestigiosa revista Mind a principios de 1950.

Aunque Alan Turing no acuñó ni definió qué es la Inteligencia Artificial, no sería hasta pasados 6 años cuando John McCarthy propuso el término y la definición. Aquello que había propuesto Alan Turing sería uno de los problemas actualmente no resueltos de lo que John McCarthy llamó Artificial Intelligence (Inteligencia Artificial) cuya definición (2) fue la siguiente:

“La Inteligencia Artificial es la ciencia y la ingeniería de elaborar máquinas
inteligentes, especialmente programas informáticos inteligentes. Esta disciplina
puede verse como la tarea de utilizar computadores que entiendan la inteligencia
humana.

John McCarthy, además de acuñar el término, ideó e inventó el lenguaje de programación Lisp, publicándolo en 1960. (3)

El tercer y último padre de la Inteligencia Artificial fue Marvin Minsky, fundador del laboratorio de ciencias de la computación del MIT, CSAIL, inventor y descubridor del Perceptrón y que le hizo el precursor del campo de estudio sobre Redes de Neuronas Artificiales y a la vez, debido a sus críticas sobre este campo, el responsable de la pérdida de interés, por parte de los centros de investigación y por universidades, de la investigación en este campo.

Sin embargo, lejos de la idea de contar con máquinas que puedan realizar aquello por lo que trabajamos a diario (reponer productos en un supermercado o pasarlos por la caja, limpiar las calles, resolver conflictos entre individuos, transportar a personas o mercancías por tierra, mar o aire…) de forma automática, requerirían verdaderas máquinas artificiales dotadas de una inteligencia comparable a la humana, lo cual todavía es imposible e impensable.

Los pilares de la Inteligencia Artificial: Inteligencia Artificial Débil e Inteligencia Artificial Fuerte. ¿Qué es la IA débil y la IA fuerte y cuáles son sus principales diferencias?

Es por este motivo por el que la Inteligencia Artificial se sustenta en dos pilares: la IA débil y la IA fuerte.
La Inteligencia Artificial débil o estrecha persigue la construcción de máquinas o entidades que resuelvan problemas específicos y que resultan de resolución repetitiva y automatizable por parte de los humanos y en los que no intervienen elementos como la conciencia.

La Inteligencia Artificial fuerte persigue la construcción de máquinas o entidades que igualen o excedan la inteligencia humana. En esta disciplina es capaz de tener en cuenta elementos como los sentimientos, la conciencia y/o la consciencia, permitiendo que las máquinas se comporten siguiendo patrones semejantes a los humanos.

Por tanto, la Inteligencia Artificial que podemos ver día a día; aquella que clasifica elementos observando otros idénticos, reconoce patrones, extrae información o realiza tareas repetitivas, es IA débil, mientras que aquella que es capaz de replicar el comportamiento humano, de aprender nuevas tareas para las que no ha sido programada o, incluso, de autoprogramarse, es IA fuerte.
Los tres padres y precursores de la Inteligencia Artificial nos han entregado años de dedicación y de avance, y es, en honor a ellos, al conocimiento y a la divulgación de él, por el que da comienzo una serie de artículos que tienen la intención de hacer comprender y despertar el interés por la Inteligencia Artificial, a conocedores o no de ella, desde sus aspectos más básicos y fundamentales hasta los más avanzados, en forma de píldoras educativas.

Fuentes:
1. A.M. Turing (1950) Computing Machinery and Intelligence. Mind 49: 433-460.
2. M. John et al. (1956) A Proposal for the Dartmouth Summer Research Project on Artificial Intelligence. Dartmouth Conference.
3. M. John (1960) Recursive Functions of Symbolic Expressions and Their Computation by Machine, Part 1. Communications of the ACM.

 

Autor: Carlos Vázquez, Data Scientist | AI Engineer en Avansis

Presiona ENTER para comenzar la búsqueda en Avansis